Filosofía pedagógica

Como profesora y artista, mi objetivo es compartir pensamientos, preguntas y experiencias acumuladas para inspirar y animar a otros. Pretendo mejorar su curiosidad intelectual.
A través de mis años de enseñanza, he aprendido a inspirar en mis estudiantes un equilibrio entre los objetivos de dominio de la técnica y la capacidad para tomar sus propias decisiones, de reflexionar, de llegar a descubrir, desarrollar su propia persona y su universo imaginativo.
Nunca olvido el poder de la colaboración, la magia del trabajo en grupo y sus dinámicas internas, así como la importancia de crear contenidos, estimular la capacidad de comunicación y mantener siempre una mente abierta.

La enseñanza requiere interacción dinámica entre lo que está sucediendo en la mente del profesor y lo que ocurre en la sala. Mi práctica artística y el acto de enseñar, han estado interconectados siempre: están en constante relación y evolucionan juntos.

A menudo, tomo prestadas ideas de mi trabajo artístico en función de la relevancia pedagógica que puede proporcionar. A continuación, invento sesiones de trabajo y ejercicios que apoyan los mecanismos necesarios y las necesidades técnicas que la idea escénica requiere. Selecciono conceptos que pueden sacarse de contexto y ser oportunos para otros cuerpos, para otras mentes, manteniendo su esencia, y que también se convierten en filtros para materiales nuevos recién surgidos.
Como maestra, a veces soy ejemplo físico o fuente de inspiración para otras complexiones físicas; así defino mis propios movimientos y, a la par, mejora mi capacidad analítica para buscar soluciones, comentarios, consejos o pautas frente a problemas que se plantean y las sorpresasque dan lugar.
Durante mis encuentros pedagógicos, llegado el momento, no sólo muestro sino también actúo, interpreto. La enseñanza se ha convertido, sin lugar a dudas, en parte importante de mi vida profesional. Creo firmemente que las relaciones entre el acto de enseñar y el desarrollo de una práctica artística son infravaloradas con demasiada frecuencia.

IMG_2375.JPG

He dirigido grupos de participantes con perfiles muy diversos - desde estudiantes universitarios hasta profesionales de circo; desde todo tipo de personas interesadas en las artes escénicas hasta simples aficionados. Aunque en más ocasiones trabajo con bailarines profesionales de todas las edades, habilidades, intereses y antecedentes, en cada taller, aprendo algo nuevo, porque mi forma de enseñar no solo depende de mi experiencia, sino que requiere mi intuición y adaptabilidad al grupo . Cuando veo y respondo a los individuos en la sala, me doy cuenta de que la persona involucrada en el acto de enseñar, tiene que ser un verdadero maestro.

 ©Tristán Pérez-Martín

©Tristán Pérez-Martín

Como profesora, hago pocas distinciones de enfoque frente a jóvenes estudiantes o bailarines profesionales. Creo que delegar responsabilidades ayuda a las personas a desarrollar sentido de compromiso, atención, curiosidad e independencia. Por ello, me esfuerzo en ofrecer experiencias importantes que se puedan utilizar en contextos diferentes, más allá de las decisiones condicionadas por el interés profesional.
Por quien soy y lo que soy, cuando doy talleres, mi integridad y ética emocional entran en juego. Creo que la empatía es una parte esencial del ser humano, y si la aceptamos como lo que es, nuestra vulnerabilidad es poderosa. Quiero ayudar a la gente que me rodea a crecer como seres sensibles, seres artísticos y no solamente a convertirse en mejores bailarines.

Soy persona de espíritu inquieto y mente ecléctica, pero también tengo la capacidad y determinación para mantener la disciplina y perseverancia que mi profesión y práctica artística requieren. Apunto hacia una exploración constante de diferentes disciplinas y a poner en tela de juicio mis propios hábitos. No quisiera acomodarme ni dar nada por sentado.

 

Taller de Creación - El Proceso Creativo

No existe manual alguno, ni metodología que explique cómo enseñar coreografía o cómo lograr ser creativo. Cada individuo, trabajando, crea sus propias reglas de trabajo, y lo más probable es que estas cambien cada vez que se inicia un nuevo proceso de creación e, incluso, con el simple paso del tiempo.
Sin embargo, existe la posibilidad de dar algunos ejemplos y, lo más importante, animar a los estudiantes a tomar sus propias decisiones, a desarrollar la capacidad de presentar y a exponer sus ideas. Se trata de alimentar su imaginación y que tomen decisiones aceptando el error y lo impredecible.

Juntos, tratamos de mejorar la capacidad expresiva de cada participante. Convirtiéndonos en público atento a las proposiciones de los otros; entrenaremos tanto el ojo objetivo como el subjetivo sobre las proposiciones que emergen de nuestros encuentros, dejando tiempo para el análisis, la auto reflexión y fomentando el debate colectivo. Aprendiendo a reconocer y analizar diferentes formas de enmarcar y elaborar el trabajo, aprovecho los laboratorios creativos para ampliar las posibilidades de la toma de conciencia, del uso de lo físico, de lo conceptual o de los motores creativos personales.

El valor no es una virtud o un valor entre otros valores personales como el amor o fidelidad. Es la base que subyace y da realidad a todos los demás virtud y los valores personales.
— Rollo May
 
 

Enfoque Técnico

Utilizo diferentes ejercicios y juegos, improvisaciones guiadas y tareas que ayudan a mejorar la conciencia mediante el uso de nuestro cuerpo, espíritu, intuición y movimiento instintivo. También son parte importante de mi enfoque, la atención a aspectos técnicos específicos y trabajar con los detalles.
Protegiendo siempre el cuerpo, tengo en cuenta el conocimiento de nuestra estructura ósea y de las cadenas musculares para explorar mecanismos físicos que nos permiten llegar a extremos no convencionales.

Creando un ambiente exigente, pero sin miedo, ofrezco herramientas para mejorar la fluidez y la libertad de movimiento, e invito a los estudiantes a entender maneras de ahorrar y aprovechar fuerza y energía. Con frecuencia utilizo metáforas e imágenes (conceptos asociativos o idealizaciones de acciones físicas) para mejorar y producir nuevas experiencias con la cinestesia y la toma de conciencia de nuestra dinámica corporal. Ofrezco herramientas para trabajar en pareja y busco el equilibrio entre la fuerza y capacidad para asumir el esfuerzo físico, emocional y mental.
Poco a poco, voy proponiendo motivos teatrales, con energías específicas e imágenes claras, que darán sentido a los movimientos y nos ayudarán a interpretar, en lugar de simplemente aprender y ejecutar pasos de baile, y, esto, combinando el lenguaje físico de la danza con la emoción y el drama que requiere el teatro.

Bio